martes, 28 de septiembre de 2010

Impresiones de la conferencia de Carlos González en Alcoy

El sábado tuve la enorme suerte de asistir en Alcoy a la conferencia que dió el Dr. Carlos González  organizado por la asociación de Mare a Mare. Ha sido una suerte que haya podido ir, y también el haber ido con las personas que me han acompañado. En principio íbamos a ir la familia, es decir Miguel, mi hija Sara y yo. Mi marido no hubiese aguantado las dos horas largas que duró la charla, y yo hubiese disfrutado menos de la conferencia sabiendo que él no estaba a gusto. Fuimos mi amiga (a partir de ahora Aurora) y la chica (en adelante Atenea) con la que estamos creando la tribu que os comenté en la entrada del viernes.

Ha sido una suerte que haya podido ir, porque si en vez del Sábado hubiese sido el Domingo, no hubiera ido, porque Sara empezó con fiebre.

La conferencia empezaba a las 17:30h, y llegamos allí a y diez más o menos. Estaba la sala a reventar, se quedó el recinto muy pequeño. Más de la mitad del personal no pudimos sentarnos, eso de los que entramos, porque habían como 80 personas escuchando en el pasillo. La organización creo que se vió un poco sobrepasada, pero bueno, eso es positivo, pues significa que en realidad la crianza y el cuidado de los hijos sí que interesan más de lo que pensamos a veces. El Dr. González estaba firmando libros por lo que nos pusimos a la cola, con tan mala suerte que pararon la cola cuando faltaban tres personas para llegar a nosotras (y no más de diez para terminar la cola, que también la podían haber terminado). Aseguraron que continuaría firmando después de la conferencia, pero a nosotras ya no nos lo firmó, porque nos fuimos sin que terminara el turno de preguntas, a las 20:30, ya que teníamos una hora de camino a casa.

La conferencia duró como he comentado ya, dos horas largas. Fué muy amena. La verdad es que nada nuevo si te has leido sus libros, la conferencia era sobre las necesidades afectivas de los bebés. A mi me pareció un poco un resumen de su libro "Bésame mucho".

Al turno de preguntas no nos quedamos, alcanzamos a escuchar un par de ellas. Una nos hizo mucha gracia por que nos pareció que más que hacer una pregunta la mujer en cuestión se quería poner una medalla: preguntó hasta que edad era bueno el colecho, y después de que Carlos González dijera que no era perjudicial nunca, pero que más o menos entre los dos y los cuatro años los niños suelen aceptar dormir en otra habitación, ella dijo que su hijo de siete años dormía con ella.

La otra pregunta (de las que alcancé a escuchar) que me llamó la atención fué de unos padres que tenían a su bebé desde hacía dos semanas en una incubadora por una operación, no les dejaban tocarle y preguntaban cómo podía afectarle esta situación al bebé. Fué evidente el apuro del Dr. González, que dió varios rodeos en la respuesta, para al final decir que a cada niño le afectaba de forma diferente y que quizás no notaran nada especial, pero que normalmente al salir de la incubadora en sus tiempos de estudiante (cuando no había método canguro) eran niños más demandantes e inseguros. Le costó mucho dar una respuesta, se notó mucho que la intentó suavizar lo máximo posible, preguntando varias veces si no lo podían coger y no lo podían tocar, que los padres le dijeron que no les dejaban en el hospital.

A pesar de que me pareció que no contó nada que no le hubiese leído antes, como es un buen orador, la charla me resultó muy interesante e incluso en varios momentos muy divertida. De hecho espero que no sea la última vez que tenga la oportunidad de escuchar una charla de este pediatra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta, no te cortes.